¿Y los bosques?

¿Y los bosques?

¿Y LOS BOSQUES…?
Manifiesto

En el año 2007 un gran incendio forestal consumió miles de hectáreas de bosques de la región Oriental del Paraguay, hecho que me impulsó a realizar un material audiovisual a partir de las imágenes del incendio trasmitidas en el noticiero de un canal de televisión.

Este material, que fuera presentado en el 2008, en un Centro Cultural, lo he retomado y repensado con el objetivo de instalarlo en un espacio destinado al culto religioso y que invite a la reflexión, de tal manera a que cada uno, desde nuestros lugares, asumamos una posición que indique un camino posible de abordar el problema y plantear salidas alternativas a la gravedad emergente que afecta al sistema ambiental.

El arte me ha permitido entender la relación naturaleza-vida y, fundamentalmente, la posibilidad de manifestarme a través de él. Es por eso mi constante preocupación por la preservación de la naturaleza toda.

El arte a través de sus diversas manifestaciones plantea una serie de situaciones como el caso del poema de Joan Manuel Serrat que dice:

…Padre….decidme que le han hecho al bosque que ya no hay árboles. En invierno no tendremos fuego ni en verano sitio donde resguardarnos. Padre que el bosque ya no es el bosque .Padre…

Las artes visuales, al darnos la posibilidad de exponer las imágenes reales, posibilitan un mensaje más directo y contundente en su planteamiento: “… La video-grabación hoy no muestra el aura de lo sagrado y de lo bello, sino el rostro horroroso de la extinción, de la muerte… Por esto, la crudeza de la imagen sólo sigue la pauta que le impone el caos de la transfiguración del tiempo y del espacio: cruje y crepita lastimera la vida bajo el paso implacable de las llamas, el color empalidece y el tiempo se detiene en la gelidez mortecina de los grises y negros, el caos deviene anomia y la estesis vital colapsa”*.

Es mi deseo les llegue el mensaje y que reflexionemos acerca de nuestro incierto futuro si esto continúa. Plantar un árbol, preservar los bosques y no agredir al sistema natural iniciaría el cambio como promesa de vida para todos.

William Paats Asunción, agosto de 2011

*Carlos Sosa-crítico de arte