Discurrir

Discurrir

DISCURRIR …Cuatro citas breves
…el espíritu hace a la mano, la mano hace al espíritu. El gesto que no crea, el gesto sin
porvenir provoca y define el estado consciente. El gesto creador ejerce una acción
continua sobre la vida interior. La mano arranca el tacto a su pasividad receptiva y lo
organiza para la experiencia y la acción. Enseña al ser humano a poseer la extensión,
el peso, la densidad y el número. A la vez que crea un universo inédito, le deja por
todos lados su impronta. Se mide con la materia y la transforma, se mide con la forma y
la transfigura. Educadora del ser humano, lo multiplica en el espacio y el tiempo (de
Henri Focillon y su Elogio de la mano).

Una representación nos es más que un momento M de lo real; toda imagen es un
momento, de la misma manera que cualquier punto en el espacio es el recuerdo del
tiempo x, como reflejo de un espacio y. ¿Esta temporalidad está paralizada o es por el
contrario, productora de potencialidades?
¿Qué es una imagen que no contiene ningún porvenir, ninguna “posibilidad de vida”,
sino una imagen muerta? (de Nicolas Bourriaud y su Estética relacional).

Durante mucho tiempo el arte miró la naturaleza buscando comprender sus principios
creadores y procuró basar sus objetivos en ellos o, por lo menos, recrearlos. La
belleza de la naturaleza, por ejemplo, representada en los diversos sistemas –paisaje,
bodegón, retrato-, antes que huera imitación ponía en escena valores y verdades
universales en poesía formal. Hoy, ante una naturaleza agredida y violentada, el arte
propone una reflexión crítica como alternativa de reconciliación entre lo natural y lo
humano (de Carlos Sosa, sobre Sete Quedas ).

…Las estructuras históricas más tempranas definieron un espectro cerrado de
posibilidades que excluían las de la estructura más reciente. Es como si la primera
estructura fuera reemplazada por la última: como si se hubiera abierto un espectro de
posibilidades para el que no había lugar en la primera de las estructuras. Se trata de
alguna clase de discontinuidad entre ambas estructuras, suficientemente abrupta como
para que alguien que viva durante el cambio de la una a la otra pueda sentir que un
mundo –en nuestro caso un mundo artístico- ha llegado a su fin y otro ha
comenzado…(de Arthur C. Danto y su Después del fin del arte).

Carlos Sosa R. / junio 2017